No sé cuál es mi casa
ni de las cosas que me asedian
cuáles me gritan mi nombre
Hay una fiebre de espejos de donde no sé salir
una patria sin tierras que no quise y no me quiere
y que me persigue entre pasillos entreverados
De cada sombra me desorienta lo confuso de sus límites
y no sé definirme más allá de en la fuga
Esta distancia consumada entorpece las sensaciones
interferencia que reverbera inalcanzable apenas un poco más allá
de mi cuerpo
Pero hay apenas también algunas personas
deslavazadas, aquí y allí
que burlan océanos como espejismos vibrantes
y que parecen tocarme justo aquí
donde no llego
para materializar con sus manos y miradas eso que soy
que no sé decir porque les pertenece
y, mientras todo mi ser anda en la huida,
torciendo espirales y fracasando en sus disquisiciones,
me entrego a ser conquistada por una lengua suya
de afecto y violencia
tan ajena, tan intraducible
Esto que soy, sea lo que eso sea,
lo estoy siendo más allá de una frontera desde lo que yo
perdida de mí
pueda ahora mismo y desde aquí estar siendo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s