Exilio

De alguna forma sí es exilio, porque soñamos con volver y no encontramos la manera. Es exilio en lo que sentadas en las barras de los bares no sabemos hablar de otra cosa, España, Argentina, Puerto Rico… de lo que allí pasa, de lo que dice la prensa, de lo que nos cuentan las amigas y los mentideros. Es exilio si no nos cansamos de hacer planes de huida, y cuando se nos agotan los planes nos quedamos muy serias mirando al otro lado de la barra, como quien observa el mar, el ciclo migratorio de los pájaros. No es exilio, dicen, porque no hubo guerra, pero –sea o no sea– claro que sí hay la guerra, la de a diario, y el miedo, la guerra con que nos ganan el miedo de volver a quedar como salimos, con dos maletas de ropa frente a las puertas abiertas de la nada.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s