Domingo 22:26

He visto Adiós a las armas y he terminado de leer De ratones y hombres. Como todos los domingos, tengo bastantes ganas de morirme y el orden de mi consumo cultural no ayuda; pero coincidir, aunque solo sea un rato, con Hemingway y Steinbeck en cuestiones de pesimismo y misantropía sí que engorda un poco el cajón oscuro de las vanidades. A las  22.26 me descubro intentando matar una polilla con un palo de hockey. Corrijo, primero lo uso como el cayado de un pastor, trato de guiar a la polilla hasta la puerta pero, al cabo, pierdo la paciencia –que no los nervios– y empiezo a golpear el aire a mi alrededor. Lo hago de una forma minuciosa y voraz, como alguna vez  he visto cazar a los gatos. No es dificil caer en la cuenta de que hay algo de simbólico en la escena. A las  22.29 consigo golpearla de lleno y la dejo lo suficientemente aturdida como para que descienda al alcance de una zapatilla. Antes de tirarla al water le pido perdón.

Advertisements

One thought on “Domingo 22:26

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s