10830523_383216925184453_3632892985730809553_o
Ilustración de Sebas Velasco

Que la vida iba en serio

J.Gil de Biedma 

En el fondo de todo duerme un niño que no puede mirar una piedrita descansando el asfalto sin patearla. Tu cuerpo ensanchado, erguido por el tiempo y las cicatrices, abre los ojos cada día buscando el naipe que te permita quedarte a jugar la siguiente ronda.

Primero el regusto a café de un beso en los labios, después la puerta. El devenir es una fotocopia que de tanto repetirse aclara sus letras hasta desvanecerse. Pero hay una forma y tiene las maneras de la rebeldía. He visto correr a los hombres delante del garrote, ostentando sonrisas como pájaros. Los he visto jugando a esconderse en los cementerios. Los he mirado apostarse todo a una contra el cáncer, el desamor y los desahucios. Yo misma escribo estas líneas como el rapaz que a la orilla de su futuro levanta piedras buscando lombrices con que tentar al espíritu del agua.

La eternidad, de encontrarse en alguna parte, aguarda en el campo de batalla, en el patio del colegio, en la explanada de pasto verde donde la luna rueda entre los pies azarosos del vértigo. Y cuando llegue la noche atronará el silbido de las sirenas, luego el silencio; pero entiende que envejecer, morir, NO es el único argumento de la obra.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s