Restauración

Quién se atreverá a romper el antiguo equilibrio de las heridas, abordará con antisépticas intenciones el ambicioso proyecto de restaurarte los puentes rotos. Pasaría por tener el valor de decirte que es injusto todo ese dolor que te guardas para ti, monopolio de errores y cicatrices. Sería bueno, quizás, cogerte de la mano y llevarte despacio hasta el margen del río, señalarte entonces los remolinos que forma el agua entre los cayos. Arrastrarte luego al centro de la ciudad y, bajo un farol, hacerte mirar la obstinación del insecto, hasta que te lloren los ojos de dirigirlos fijamente a luz. Romperte de un beso esa boca recipiente de miedos. Estaquearte en un centro imaginario construido de golpe y por fin para ti, desde donde el que te pararás a ver cómo, por último, me doy la vuelta y me marcho.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s